terça-feira, 6 de janeiro de 2009

“El mundo por el que luchamos no es único ni indivisible”, expresa Marcos

■ El Movimiento Sin Tierra denuncia que México es el laboratorio de pruebas del capitalismo

■ Ahora sabemos que otro todo es posible, expresa el comandante David al concluir el Festival de la Digna Rabia

■ González Casanova llama a avanzar en la “pedagogía de la emancipación”

Hermann Bellinghausen (Enviado)

San Cristóbal de las Casas, Chis., 5 de enero. Con palabras del comandante David concluyó esta noche el primer Festival Mundial de la Digna Rabia, en una sesión donde también hablaron Pablo González Casanova y el subcomandante Marcos, quien sostuvo que para los zapatistas “el mundo por el que luchamos no es único ni indivisible.

“No hemos descartado la posibilidad de estar equivocados en algo, en mucho, o en todo”, admitió ante ponentes que han reiterado en distintos tonos su respeto, admiración y agradecimiento con la lucha de los zapatistas.

González Casanova, fiel acompañante del movimiento zapatista (“siempre con humildad”, reconoció Marcos) declaró que dos momentos trascendentales de su vida han sido la revolución en Cuba y el alzamiento de los mayas de Chiapas, y tras refrendar su respeto, reconocimiento e identificación al EZLN, se pronunció por avanzar en la “pedagogía de la emancipación” como camino para los movimientos del presente y el porvenir. También sostuvo que “la dignidad no es negociable”, aludiendo a la experiencia zapatista.

Continua em:
http://www.jornada.unam.mx/2009/01/06/index.php?section=politica&article=007n1pol

Nenhum comentário: