terça-feira, 29 de abril de 2008

Indice la Jornada, martes 29 de abril de 2008

1- Según habitantes, agredieron a niños para que confesaran dónde estaban sus padres
Acusan de robo a policías que irrumpieron en la comunidad zapatista de Cruztón

2-
Continúa la investigación en contra de funcionarios de Oaxaca
Hay “indicios” de que los eperristas desaparecidos están muertos: PGR

3-
Reconoce la pronta respuesta y la autoridad moral de los convocados para formarla
Acepta el EPR suspender acciones armadas, a propuesta de la comisión de intermediación

4-
Apoyan desde Grecia a presos zapatistas

5-
Luis Hernández Navarro
Atenco: los descendientes de Nezahualcóyotl

6-
Marcos Roitman Rosenmann
Huelgas de inmigrantes sin papeles


Según habitantes, agredieron a niños para que confesaran dónde estaban sus padres
Acusan de robo a policías que irrumpieron en la comunidad zapatista de Cruztón


■ Denuncian que no presentaron documentos judiciales y destruyeron casas y cosechas

Hermann Bellinghausen (Enviado)

San Cristóbal de las Casas, Chis. 28 de abril. Al dar a conocer su testimonio sobre la incursión de 500 policías este domingo en la comunidad Cruztón (municipio de Venustiano Carranza), los pobladores denunciaron agresiones de los uniformados contra niños, niñas y jóvenes “para que confesaran dónde se encontraban sus papás; se metieron a las casas sin mostrar ninguna autorización judicial, causando destrozos en 10 viviendas, tirando puertas, robando dinero (exactamente 11 mil 500 pesos en efectivo y joyas) y destruyendo nuestras cosechas y hortalizas”. Amenazaron volver “para terminar con la comunidad”.

Inicialmente se informó que hubo tres detenidos. En realidad fueron seis: Tiburcio López Hidalgo, Santos Díaz Calvo, Gildardo López, Roberto López López, Manuel Gómez López y José Lázaro López López. “Los sacaron a la fuerza de sus domicilios, dándoles fuertes golpes.” Ahora presentan lesiones “en diversas partes de sus cuerpos”.

Según los pobladores, “la mayoría de las mujeres de la comunidad se organizaron y rescataron a los detenidos, a pesar de las amenazas de los policías de dispararles. Josefa Gómez Álvarez fue sujetada del cuello por Fidel Gómez González, persona civil armada que encabezó el operativo, mientras policías y civiles armados amenazaron con destruir las casas, llevarse a todos y que ‘el desmadre será más grande’”.

Como informó La Jornada, centenares de policías preventivos estatales irrumpieron en Cruztón la madrugada del pasado domingo. Los campesinos, adherentes a la otra campaña, precisan ahora: “con armas cortas, en camionetas pick up, en un convoy de 30 a 50 elementos, ingresaron por diversos puntos a la comunidad”.

“El operativo se caracterizó por el exceso de amenazas con armas y el maltrato verbal a los más indefensos de la comunidad. Los agresores fueron guiados por civiles armados, que llevaban los rostros cubiertos, playeras blancas y paliacates rojos, pero fueron plenamente identificados: Fidel Gómez González (que renca de la pierna derecha), Valentín González Jiménez, Pedro González Severino, Francisco Vázquez Jiménez, Marcelino González Pilicastro, Álvaro González Mazariego y Juan Ruiz García.”

La comunidad de Cruztón manifiesta indignación “por la traición del mal gobierno, ya que ha violado los acuerdos de las mesas de trabajo, que habían permanecido vigentes”. Tras el ataque, los campesinos, de origen indígena, aclaran “que en ningún momento confiaremos en sus falsas promesas”, y exigen al gobierno del estado “respeto a nuestro derecho a la tierra. No estamos invadiendo, es un derecho de hace muchos años. Son 308 hectáreas y las seguiremos defendiendo”.

Demandan respeto a su resistencia y que las autoridades “den solución a la gente invasora de Teopisca y ejido Nuevo León”. Exigen la cancelación de órdenes de aprehensión, que se ha girado injustamente, y rechazan la “criminalización de la pobreza”.

La versión simplificada de los medios oficialistas fue que la policía “desalojó a un grupo de invasores”, sin agregar información de fuentes policiacas. Los campesinos de Cruztón reiteran que defenderán las 308 hectáreas que les “corresponden”.
http://www.jornada.unam.mx/2008/04/29/index.php?section=politica&article=012n1pol

Continúa la investigación en contra de funcionarios de Oaxaca
Hay “indicios” de que los eperristas desaparecidos están muertos: PGR

Alfredo Méndez

La Procuraduría General de la República (PGR) cuenta con indicios para considerar que los eperristas Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz están muertos, aunque todavía no encuentra pruebas sólidas para determinar si funcionarios de la Procuraduría de Justicia de Oaxaca son los responsables del secuestro y homicidio de ambos sujetos, revelaron fuentes gubernamentales cercanas a las investigaciones del caso.

Hasta el mediodía de ayer tres personas de las nueve detenidas el pasado fin de semana en Oaxaca, como parte de esta indagatoria que se sigue por la desaparición de dos integrantes del Ejército Popular Revolucionario (EPR), continuaban rindiendo declaración ministerial ante la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada en calidad de presentados.

Se trata del subdirector operativo de la policía pinisterial, Pedro Hernández; del policía ministerial de Huatulco Ángel Cruz Reyes, además de otro sujeto identificado como Luis Édgar Toledo. Dos serán arraigados en las próximas horas, una vez que un juez federal del Reclusorio Oriente conceda las mediadas cautelares.

En tanto, en Oaxaca personal de la PGR y de la Procuraduría General de Justicia de esa entidad continúa la revisión de los libros del trimestre abril-junio de 2007 de la policía ministerial, que contiene las bitácoras de hechos y detenciones, para tratar de determinar si los presuntos eperristas Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz permanecieron detenidos en dichas instalaciones antes de su desaparición.

De acuerdo con las fuentes consultadas, existen por lo menos dos testimonios que imputan directamente a Pedro Hernández Hernández, así como a su ex chofer Ángel Reyes Cruz, la presunta desaparición de Reyes Amaya y Sánchez Cruz, ocurrida en mayo de 2007.

Sin embargo, la PGR buscará fortalecer los cargos con otras pruebas, ya que dichas testimoniales son insuficientes para llevar a prisión a los inculpados, que por el momento se encuentran bajo arraigo.

Los informantes indicaron que las declaraciones de testigos protegidos aseguran que los dos eperristas fueron detenidos sin orden judicial y trasladados a las instalaciones de la Procuraduría de Oaxaca. Incluso, uno de los testimonios refiere que Reyes Amaya y Sánchez Cruz fueron golpeados por policías ministeriales y que después de haber sido interrogados sacaron sus cuerpos aún con vida en camionetas oficiales y se los llevaron con rumbo desconocido.

En tanto, el abogado Gerardo Francisco López Thomas, defensor de Pedro Hernández Hernández y de su ex chofer Ángel Reyes Cruz, confirmó que la PGR pidió el arraigo por 90 días del subdirector operativo de la policía ministerial de Oaxaca.

Con información de Octavio Vélez
http://www.jornada.unam.mx/2008/04/29/index.php?section=politica&article=010n3pol

Reconoce la pronta respuesta y la autoridad moral de los convocados para formarla
Acepta el EPR suspender acciones armadas, a propuesta de la comisión de intermediación


■ Exige al gobierno federal que cese el hostigamiento contra sus familiares, simpatizantes y ONG

De la Redacción

El Ejército Popular Revolucionario (EPR) aceptó todas las condiciones de la comisión de intermediación –entre ellas el compromiso de que se suspenderá de inmediato cualquier acción armada–, creada a propuesta del propio grupo armado con el propósito de entablar un diálogo con el gobierno calderonista que contribuya a la aparición con vida de los eperristas Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez.

A cambio, el EPR exigió a las autoridades federales y de Oaxaca que, entre otras cosas, “su Ejército y policías dejen de hostigar e intimidar a las familias de nuestros compañeros, a sus amistades y a las organizaciones no gubernamentales que se han solidarizado” con el caso de ambos desaparecidos.

La semana pasada el grupo rebelde solicitó, a través de una carta, la participación del arzobispo emérito Samuel Ruiz, del escritor Carlos Montemayor, del periodista Miguel Ángel Granados Chapa, del antropólogo Gilberto López y Rivas y del Frente Nacional contra la Represión –encabezado por la senadora Rosario Ibarra– en la formación de dicha comisión.

Todos aceptaron la propuesta del EPR, aunque exigieron que el grupo subversivo cese cualquier intento de realizar acciones armadas contra instalaciones estratégicas del gobierno federal, como ha ocurrido en meses anteriores en plantas de Petróleos Mexicanos (Pemex) que han sido atacadas con explosivos.

“Les hacemos saber (a la comisión de intermediación) que aceptamos sus condiciones: a) que su intermediación tiene un carácter puntual referido a las gestiones necesarias para lograr la presentación y libertad de nuestros compañeros Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, y c) que mientras dure esta intermediación no habrá acciones armadas de nuestra parte. Respecto al inciso b), corresponde al gobierno federal dar su posición pública frente esta iniciativa”, indicó el EPR mediante un comunicado.

En el boletín informativo difundido ayer el grupo armado también puso sus propias condiciones: además de que exigió al gobierno federal que se suspenda el hostigamiento contra los familiares de eperristas, solicitó “que deje de perseguir e investigar a quienes consideran son parte nuestra; que suspenda los operativos de búsqueda y captura de miembros de nuestro partido; ponemos a su consideración que sus buenos oficios abarquen a los demás desaparecidos del país”.

Asimismo, en el comunicado el EPR reconoció la pronta respuesta de las personalidades convocadas a conformar la comisión de intermediación, así como su labor profesional y/o intelectual.

“Al leer su respuesta constatamos que no nos equivocamos en la autoridad moral que ostentan por su trayectoria de lucha honesta por la justicia; recordamos su trayectoria al lado de otras personas que en algunos momentos históricos se han identificado con las causas justas.

“Todos tienen una trayectoria de lucha de muchos años denunciando a los regímenes pasados y actuales de las injusticias que han cometido, poniendo en peligro su vida y, sin embargo, continúan sosteniendo esa autoridad moral que es reconocida por nuestro pueblo”, puntualizó el EPR.
http://www.jornada.unam.mx/2008/04/29/index.php?section=politica&article=010n1pol

Apoyan desde Grecia a presos zapatistas

Queremos unir nuestra voz para exigir la libertad inmediata e incondicional de los presos políticos zapatistas Ángel Concepción Pérez Gutiérrez y Francisco Pérez Vázquez, y de los presos políticos de Chiapas que estuvieron en huelga de hambre. Expresamos nuestra condena por la brutalidad policiaca contra nuestros hermanos.

Espiral de solidaridad, semilla de resistencia. Atenas, Grecia



Luis Hernández Navarro
Atenco: los descendientes de Nezahualcóyotl


Cuando los niños de San Salvador Atenco dibujan su pueblo en los periódicos murales de sus escuelas, reproducen escenas en las que policías y helicópteros atacan a los pobladores. En sus viñetas aparecen hombres en prisión y víctimas de la violencia de las fuerzas del orden. Ellos no vivieron directamente la represión gubernamental, pero fueron marcados sicológicamente por los golpes que sus familiares y vecinos recibieron.

Cuando llega la hora del recreo o el momento de esparcimiento en las tardes, esos mismos niños evitan jugar a policías y ladrones. ¿Acaso hay algún pasatiempo infantil en el que los malos persigan a los malos? Prefieren jugar a los zapatistas y a los traidores. Unos se cubren el rostro con un pasamontañas, los otros deben enfrentar la indignidad de no defender su tierra.

La herida está abierta y los pobladores de Atenco se niegan a olvidar. Hace casi dos años, el 3 y 4 de mayo de 2006, más de 3 mil 500 agentes de distintas corporaciones policiacas desbarataron brutalmente una protesta campesina. Más de 200 personas, entre las que se encontraban nueve menores, fueron detenidas sin orden de aprehensión, salvajemente golpeadas y torturadas. La mayoría de las 47 mujeres que fueron presas sufrieron abusos sexuales.

Veinticuatro meses después permanecen en la cárcel 16 personas. Trece de ellas se encuentran en el penal del Molino de Flores. Tres más están en la penitenciaría de alta seguridad de Almoloya, junto a traficantes de drogas y secuestradores.

Ignacio del Valle, Felipe Álvarez y Héctor Galindo fueron condenados a 67 años y medio de prisión. Se les acusa de secuestro equiparado y ataque a las vías de comunicación. Los dos primeros son campesinos y tienen 52 años de edad. Héctor Galindo es abogado y se encuentra en sus treintas. Sus condiciones carcelarias son muy difíciles. A cualquier hora son sometidos a exámenes en los que son desnudados.

Siguen procesadas, en libertad bajo fianza, otras 70 personas, habitantes en su mayoría de Atenco y los pueblos aledaños. América del Valle, hija de Ignacio, se encuentra prófuga. Las autoridades le negaron un amparo.

Los responsables gubernamentales de la represión y los abusos están libres. Enrique Peña Nieto, gobernador del estado de México, ocupa su tiempo en aparecer en las revistas del corazón presumiendo sus últimas conquistas amorosas. Eduardo Medina Mora fue nombrado procurador general de la República. El vicealmirante Wilfrido Robledo trabaja para Carlos Slim y espera el momento de reinsertarse en la administración pública.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió en febrero de 2007 indagar si en Atenco se violaron los derechos humanos. El ministro José de Jesús Gudiño prepara un proyecto de sentencia que se pondrá a consideración del pleno de la Corte y, en su caso, establecerá criterios sobre los límites de la acción de la fuerza pública. La resolución no tiene efecto vinculatorio, pero podría reconocer la comisión de graves violaciones a las garantías individuales.

Aunque ya evitaron su construcción una vez, sobre los pobladores de Atenco se mantiene viva la amenaza de edificar un nuevo aeropuerto, ahora en un terreno federal donde se encuentra el lecho del lago de Texcoco. A pesar de que el decreto que expropiaba sus tierras se abrogó en agosto de 2002, las autoridades siguen abriendo vialidades en el territorio que abarcaba.

En las comunidades aledañas la mancha urbana devora los campos de labranza y el agua. Líderes ejidales hacen negocio cambiando el uso del suelo y vendiendo predios a grandes inmobiliarias, especialistas en levantar viviendas como si fueran gallineros y en construir grandes complejos comerciales.

Pero los habitantes de Atenco resisten. Quieren vivir en paz, ser lo que han sido. Siembran maíz, alfalfa, calabaza, frijol y haba. Cultivan jitomate en invernaderos. Extraen del lago espirulina, alga conocida por sus cualidades alimenticias, y la procesan.

Su organización, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, sigue vivo. Hacen asambleas, impulsan proyectos productivos, buscan liberar a sus presos, se solidarizan con otras luchas y no olvidan los abusos sufridos. No perdonan el agravio que sufrieron. Mantienen viva la memoria y la indignación.

“Somos descendientes de Nezahualcóyotl”, dicen los habitantes de Atenco. La sangre del coyote que ayuna, del tlatoani de la ciudad-estado de Tezuco, del hombre sabio que murió en 1472, corre por sus venas. En sus tierras, aseguran, vivieron las esposas, concubinas e hijos del poeta y monarca. El mito sostiene que sus restos están enterrados en la iglesia del poblado.

Nezahualcóyotl, cuenta la historia, supo recuperar el reino que su padre perdió a manos de Tezozómoc, señor de Azcapotzalco. Con astucia e inteligencia evitó su propia muerte, organizó la resistencia contra la tiranía tepaneca, vengó el asesinato de su padre y recuperó el trono en 1429. Muchos en Atenco han sacado la lección y tienen presente esa experiencia.

Amor por la tierra, vínculo profundo con el terruño, identidad con sus raíces, deseo de justicia, organización, voluntad de seguir siendo quienes son, dan a los habitantes de Atenco fuerza y horizonte. A dos años de la represión, el movimiento de los descendientes de Nezahualcóyotl sigue vivo. Los dibujos y los juegos de sus niños lo recuerdan día a día.
http://www.jornada.unam.mx/2008/04/29/index.php?section=opinion&article=015a2pol



Marcos Roitman Rosenmann
Huelgas de inmigrantes sin papeles


La crisis actual del capitalismo tiene sus peculiaridades. Mientras los empresarios, grandes capitalistas, banqueros y patronal piden a gritos la intervención salvadora del Estado por medio de subvenciones, exenciones tributarias, mayor flexibilización del mercado laboral y bajar el salario mínimo, los trabajadores inmigrantes sin papeles van a la huelga. Eso sucede en Francia y en el sur de España. Algo está cambiando. Se trata de una circunstancia novedosa. La contradicción de un neocapitalismo de corte oligárquico, cuya organización laboral se fundamenta en la concentración del poder, la descentralización de la producción y la discontinuidad del tiempo de trabajo, facilita el nacimiento de un empleo precario cuya figura es el inmigrante sin papeles. Personas abocadas a no escatimar en las ofertas de trabajo y aceptar cualquier opción. Si bien es una seña de identidad del capitalismo trasnacional, lo específico de la flexibilización del mercado laboral y de los inmigrantes sin papeles es su ubicación en los sectores de la construcción, la hostelería, la maquila, la agricultura y el servicio doméstico.

Si se quiere una garantía de éxito y continuidad en la contratación de ilegales es necesaria una complicidad entre las organizaciones empresariales, las instituciones estatales y los empleados. Nada parece alterar este equilibrio. Unos a otros se cubren las espaldas, asumiendo los riesgos de la ilegalidad. Cuando hay una inspección son alertados, se retiran o simplemente se hace la vista gorda. En momentos de auge y euforia del capitalismo, donde el dinero circula y hay para todos, nadie se queja. Unos explotan y otros son explotados. Las ganancias se reparten desigualmente, pero cubren las expectativas. Incluso se negocia al alza y se pagan sueldos aceptables, según la benevolencia del patrón. Si se producen accidentes en el trabajo, en España y en Francia, la seguridad social sigue siendo uno de las pocos servicios públicos no privatizados por la acción del liberalismo, y cubre todos los costes médicos. Todo está atado y bien atado. Además, los costes de la baja laboral se pagan bajo cuerda. Nadie sale perjudicado. Incluso, según sea el alcance del daño, pérdida de una mano, del ojo o traumatismo, se puede negociar la regularización de la residencia y la incorporación a la empresa. Aun así, los sin papeles, para convertirse en inmigrantes de primera, cuando acuden a las instancias legales lo hacen a título individual y tutelados por abogados y especialistas. No se asocian, no se plantean una acción colectiva frente a la patronal, ni solicitan de sus empleadores el cumplimiento de la ley. Soportan colas de pernocta y vigilia en las puertas de comisarias y ministerios esperando obtener un número para acceder a una ventanilla donde un funcionario abrirá un expediente sin garantía de éxito. Pero no les importa, dan por seguro que el sufrimiento es el aliado para lograr la compasión del sistema y acceder a los papeles.

Con el euro por las nubes y el dólar por los suelos, el discurso del liberalismo económico se viene al traste. El libre mercado es una falacia. El capitalista gana todo lo que puede sin pensar en el futuro. Amasa su riqueza y cuando sus arcas se vacían pone el grito en el cielo evocando los males de un orden dislocado sin planificación económica y la dejadez de gobernantes en su deber de controlar la inflación, los salarios y los índices macroeconómicos. Implora una solución. El recetario es siempre el mismo. Ellos, los capitalistas, deben ser los receptores de las ayudas. Si alguien tiene que ajustarse el cinturón deben ser los trabajadores. Están acostumbrados a pasar hambre y sufrir penurias, forma parte de su naturaleza. No crean riqueza y en tiempos de crisis son prescindibles. Ni qué decir de los inmigrantes; pueden ser repatriados de manera inmediata. Basta con reprimir sus demandas y desarticular sus organizaciones. El Estado debe actuar en consecuencia.

Sin embargo, en medio de este discurso ramplón se levanta otra realidad. El capitalismo realmente existente en Francia y en España, en sectores que dan lustre a la imagen turística, está en manos de trabajadores inmigrantes ilegales. En otras palabras, son los sin papeles quienes les sacan las castañas del fuego. Y ahora, este colectivo se ha puesto en huelga. En la hostelería, por ejemplo, se inicia un movimiento de gran alcance. Lo cual es un punto de inflexión. La reivindicación de derechos pone en cuestión por un lado, la política de inmigración y, por otro, los tópicos sobre quiénes son y cómo se comportan los inmigrantes. Los sin papeles ya no son los negros africanos, los amarillos asiáticos, los latinos narcotraficantes, delincuentes, mafiosos marginales: son trabajadores cuya dignidad no se arrebata desde el discurso xenófobo o racista del gobierno de Nicolas Sarkozy, en Francia, o Silvio Berlusconi, en Italia, o en la España incluso del Partido Socialista Obrero Español.

Ha sido la recesión del capitalismo especulativo, donde el despido se avizora como el horizonte probable lo que levanta la reivindicación del colectivo de los sin papeles. Han dicho basta. En París y en Andalucía se inicia la restauración. Las pérdidas no dejan indiferentes a la patronal. En algunos restaurantes llegan a 7 mil euros diarios. Los camareros, los cocineros, los dependientes no se presentan a trabajar. No hay quien lleve los platos a la mesa. Y por primera vez la huelga cuenta con voces de apoyo entre empresarios, que exigen un cambio en la política de inmigración. Hay que legalizar. Contratar a los sin papeles. En la agricultura está sucediendo algo similar. Las cosechas de temporada sufren los avatares de la unidad de acción de los sin papeles, trabajadores cuya dignidad se levanta y su voz se escucha alta y clara. El miedo se pierde y se rompe la dinámica del capitalismo trasnacional fundada en la mano de obra de ilegales explotados como mano de obra semiesclava. Son nuevos tiempos. Los inmigrantes transforman el proyecto de sociedad democrática con sus nuevas organizaciones y reivindicaciones. Esperemos que no sea flor de un día.
http://www.jornada.unam.mx/2008/04/29/index.php?section=opinion&article=015a1pol

Nenhum comentário: